Francisco Oller y Cestero

Francisco Oller y Cestero

Resumen: 

Francisco Oller y Cestero (1833-1917), es considerado uno de los primeros pintores que incorpora la realidad social puertorriqueña en sus obras. En esta biografía se mencionan algunas de sus múltiples obras. Oller fue un artista versátil, ya que pintó diversos temas en sus cuadros como: paisajes, bodegones, naturaleza muerta, costumbres, históricos, literarios, religiosos, retratos y dibujos entre otros. Dentro de sus obras maestras se encuentran: La Batalla de Treviño (ca. 1877-1878) y La escuela del maestro Rafael Cordero (1892),  El Velorio, (1893). En sus obras logró plasmar el estilo realista desarrollado en España, e impresionista en Francia, logrando reconocimiento internacional en ambos países. Oller fue el primer pintor impresionista puertorriqueño e hispano.” Oller fue amigo de Paul Cézanne (1839-1906), Camille Pisarro (1830-1903) y Ramón Emeterio Betances (1827-1898), entre otros.

1. Autorretrato 1880,  Lienzo 23 ½ x 19 5/8 (59.6 x 49.8), Colección Ángelo Paniagua, Río Piedras, P.R.

Información General

Francisco Oller y Cestero (1833-1917), es considerado uno de los primeros pintores que incorpora la realidad social puertorriqueña en sus obras. En esta biografía se mencionan algunas de sus múltiples obras. Oller fue un artista versátil, ya que pintó diversos temas en sus cuadros como: paisajes, bodegones, naturaleza muerta, costumbres, históricos, literarios, religiosos, retratos y dibujos entre otros. Dentro de sus obras maestras se encuentran: La Batalla de Treviño (ca. 1877-1878) y La escuela del maestro Rafael Cordero (1892),  El Velorio, (1893). En sus obras logró plasmar el estilo realista desarrollado en España, e impresionista en Francia, logrando reconocimiento internacional en ambos países. Oller fue el primer pintor impresionista puertorriqueño e hispano.”[1]  Oller fue amigo de Paul Cézanne (1839-1906), Camille Pisarro (1830-1903) y Ramón Emeterio Betances (1827-1898), entre otros.

Primeros Años y Educación

Francisco Oller y Cestero nació el 17 de junio de 1833 en San Juan, Puerto Rico, siendo el tercero de tres hijos y nieto del doctor Francisco Oller y Ferrer. Después de la muerte de su abuelo, su padre, don Cayetano Juan Francisco Oller y Fromesta, junto a sus hermanos procedieron a disponer de la casa de su padre ubicada en la calle Fortaleza y por mutuo acuerdo de los hermanos, les otorgaron dicha casa a los padres de Oller, don Cayetano Juan Francisco Oller y Fromesta y doña María del Carmen Cestero y Dávila.[2]

Desde los doce años, Oller asistió a la escuela de dibujo y pintura de don Juan Cleto Noa, primer maestro del pintor, ubicada en el Viejo San Juan, Puerto Rico. En el 1847, a los catorce años, Oller pintó sus primeras obras, entre ellas, una copia de un retrato miniatura de su abuelo hecho por José Campeche, actualmente perdido. El retrato del doctor Francisco Oller y Ferrer se conserva en el Ateneo Puertorriqueño.[3] Para esa misma época cantó en la Sociedad Filarmónica.

Del 1847-1848, Oller se desempeñó como caricaturista del Intendente y del Jefe del Negociado, asimismo a los dieciséis años trabajó como profesor de dibujo en el Colegio Santo Tomás.[4] Al año siguiente, pintó para la Iglesia de Río Grande, la Inmaculada, el Bautismo de Jesús, ánimas y San José y el Niño.[5]

Primer Viaje a España de 1851-1853

Francisco Oller se trasladó a España, donde se matriculó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, allí permaneció de 1851 a 1853, en ese lugar estudió dibujo, color, composición, anatomía humana, perspectiva, teoría del arte y diversas escuelas artísticas, entre otras.[6] En dicha ciudad, Oller tuvo la oportunidad de disfrutar de las obras de Diego Velázquez, en el Museo del Prado, estilo realista que adoptaría e incorporaría en futuras obras.

En el 1851 Oller se encuentra en Madrid ‘vis-à-vis’ con los próceres Román Baldorioty de Castro, José Julián Acosta y Alejandro Tapia y Rivera,[7] con los cuales comparte las mismas ideas y valores patrióticos; los cuales plasmó en sus obras, reflejando la temática social del mundo en que vivía. Al poco tiempo de llegar a Madrid, en el 1851 ocurre el golpe de estado de Carlos Luis Napoleón Bonaparte en Francia (2 de diciembre de 1852), quien más tarde se convierte en el presidente de la república. Este período fue conocido como el Segundo Imperio Francés (ca.1851-1870), régimen político que a lo largo de los años, evolucionó del autoritarismo a la democracia. Sin duda este clima político influenció la ideología liberal de Oller, basado en el lema de la revolución francesa (1789-1799): “liberté, égalité et fraternité.”  Lema que Oller logró presentar es sus dibujos de esclavos y que se discute más adelante.

Regreso a Puerto Rico 1853-1858

Oller regresó a Puerto Rico entre 1853-1858 debido a que su padre se enfermó. Mientras permaneció en Puerto Rico, se incorporó a la actividad artística y participó en la primera Feria de Exposición, auspiciada por la Junta de Comercio y Fomento en 1854, donde expuso dos pinturas: retratos de Santa María la Reina y Don Manuel Paniagua, y un boceto de un Niño dormido.

En el 1855, Oller exhibió su obra Los Romanos de la decadencia en la Exposición Universal de París. En el 1856 participó como protagonista en la ópera Guarionex del músico puertorriqueño, Felipe Gutiérrez, ese mismo año su padre murió. En el 1858 pintó varias obras, como la Reina Nuestra Señora Doña Isabel II, para el nacimiento del príncipe de Asturias, entre muchas otras;[8] más tarde partió para Francia.

Primer Viaje a Francia 1858-1865

Durante esta época Oller pudo haber regresado a España, sin embargo decidió ir a Francia, donde el impresionismo se estaba definiendo. En el 1858 llegó a París, donde establece una amistad con Ramón Emeterio Betances, con quien asistía a actividades culturales.

Por otro lado, en el 1861 Oller impartió clases de dibujo a Paul Cézanne, anécdota escrita por Antoine Guillemet, otro compañero de la época.[9] Para ganarse su “modus vivendi” Oller trabajó como sacristán en una iglesia y como barítono en una compañía de Ópera Italiana.[10] Mientras Oller pasó nueve años en Puerto Rico, el impresionismo continuó desarrollándose en París hasta lograr su cúspide en el 1873.

Desarrollo Artístico 

Entre 1858 y 1859, Oller asistió a cursos en la Academia de Bellas Artes, donde logró  admisión en el taller de Thomas Couture (1815-1879); más tarde entre 1819 y 1877 estudió con Gustave Courbet.[11] En el 1859, Oller asistió a l’Ecole Imperial, la Academia de Bellas Artes y a la Academie Suisse.[12] En esta última, conoció a Camille Pissarro (1830-1903) y vio a sus amigos Claude Monet (1840-1926), Antoine Guillemet (1834-1918) y Armand Guillaumin (1841-1927).

Es de anotar que el pintor compartió con Betances los mismos ideales de justicia social, los cuales manifestó a través de su pintura, mientras que Betances lo hacía a través de sus escritos políticos. Para el 1868, Oller asistió con regularidad al taller de Charles Gabriel Gleyre (1808-1874), pintor quien proveyó su taller a un grupo de pintores como: Claude Monet (1840-1926), Pierre August Renoir (1841-1919), Alfred Sisley (1839-1899), Jean Frédéric Bazille (1841-1870) y Camille Pisarro.[13]

Finales del Siglo XIX

Francisco Oller logró plasmar a través de su pintura obras de paisajes, retratos y bodegones. Para entender a cabalidad la obra de Oller, es necesario el análisis de su obra desde una perspectiva histórica y los valores estéticos de su tiempo. Al analizar la obra de Oller, un gran número de sus pinturas contienen una temática de conciencia social plasmada en el estilo realista e impresionista.  

Por otra parte, Oller presentó las siguientes obras: Las Tinieblas Retrato de Don Cayetano Oller, para consideración en el jurado del Salón de París[14] en 1855. En otoño de 1865, las obras regresaron a Puerto Rico; ese mismo año vendió a los jesuitas la obra Las Tinieblas.[15]   Así también en el 1864 pintó La recolección al estilo impresionista; obra que representa a los campesinos de aquellos tiempos trabajando. Es posible que Oller haya pintado esta obra al igual que Recodo del Lago ese mismo año, como un regalo para Alphonsine Tour, amiga del pintor en Francia.

2. La recolección (ca. 1864) (cat. núm. 2),  cartón 13 ½ x 22 pdas. (34.25 x 56 cms), Colección Privada, Río Piedras, P.R.

Dos años más tarde, Antoine Guillemet le escribió a Oller sobre el desarrollo del impresionismo en París. Nuestro pintor le respondió a Guillemet manifestando su interés en que las obras La negra mendiga y Retrato de Bascarans, fueran inscritas en el Salón de París 1866, año en que regresó a Puerto Rico y fundó la escuela de dibujo Salón de Washington. En dicha escuela transmitió en sus alumnos las características de patriota y artista; al igual que redactó un manual sobre el uso de la pintura.

Poco tiempo después contrajo nupcias con la señorita Isabel Tinageno de la Escalera, quien lo inspiró a pintar la Santa Cecilia destinada para la Iglesia Católica de Coamo;[16] más tarde, tuvo dos hijas, Georgina y Mercedes. Para este tiempo, Oller estableció su hogar y taller en la casa de don José Campeche (1751-1809), en la calle del Sol esquina Cruz,[17] del Viejo San Juan. Finalmente, en el 1868 participó en una Exposición de la Sociedad Económica, donde exhibió Santa María la Reina Doña Isabel II y Santa Cecilia entre otras.

Conciencia Social a través del Arte

El momento histórico en que Oller regresó a Puerto Rico en el 1866, se encuentra con un mundo en donde aún permanecía la esclavitud y por ende el prejuicio racial, social y económico. Mientras en Francia se iban plasmando los valores de solidaridad e igualdad en Puerto Rico, en pleno siglo XIX, perduraba la disparidad racial y de clases.

Como resultado de esta injusticia, Oller desarrolló un arte que transmitió una filosofía moral abogando por las injusticias que recibían los esclavos. Como consecuencia, el pintor se unió a la lucha abolicionista en Puerto Rico, la cual fue otorgada en el 1873. A continuación se presentan los siguientes dibujos a pluma, donde habrá una explicación de los mismos: Un boca abajo I (ca. 1866-67), Un boca abajo II (ca. 1866-67) y La recompensa de la nodriza (ca. 1866-67). Estos dibujos exponen una crítica social a la esclavitud.

3. Un boca abajo I (ca.1866-67), croquis a la pluma. Perteneció a doña Georgina Oller, San Juan, P.R., Paradero desconocido.

4. Un boca abajo II (ca.1866-67), croquis a la pluma. Perteneció a doña Georgina Oller, San Juan, P.R., Paradero desconocido.

Un boca abajo (1868) describe de forma explícita los maltratos e injusticias a lo que se sometía a los esclavos en Puerto Rico. Oller envío ‘Un boca abajo al Salón de París en 1869, pero el dibujo no se exhibió porque el jurado de la Exposición consideró que la obra era ofensiva para España.’[18] Sin embargo, se sabe que esta obra se expuso en otro lugar de París causando gran sensación; aunque no se sabe exactamente cuando esto ocurrió. Así también la llevó consigo en un segundo viaje a París en 1874.[19]

5. La recompensa de la nodriza (ca. 1866-67),  croquis a la pluma. Perteneció a doña Georgina Oller, San Juan, P.R., Paradero desconocido.

Una madre esclava, representa a la madre esclava siendo maltratada por toda familia del amo. En este dibujo se ve la hija entregando el látigo a sus padres, y al padre halándole la cabeza a la esclava. Este dibujo representa los maltratos que sufrían los esclavos y la conducta aprendida del racismo. La obra también se conoció con el nombre de La recompensa de la nodriza.[20] Otros cuadros de esta época son: El castigo del negro enamorado, Un pesetero, El almuerzo del pobre, El almuerzo del rico, El picapedrero, La mulata Pancha, La negra méndiga (con subtítulo de Libre a los sesenta años).[21] Esta última fue creada por Oller como protesta a las disposiciones de la Ley Moret,[22] la cual les concedería la libertad a los esclavos una vez estos cumplieran dicha edad, proclamando que la libertad a los sesenta años era inexistente. Esta obra fue aceptada en la Exposición Universal de París de 1867. España aprobó la ley Moret de 4 de julio de 1870.[23]

Oller continuó con su deseo de crear conciencia social a través del arte con su escuela pública de dibujo, Salón Washington, nombre que otorgó en carácter y espíritu revolucionario. En 1868 anunció que la escuela era gratis y libre para todos los que quisieran asistir, hombres y mujeres. De esta manera, Oller hacía hincapié en la filosofía: ‘Las naciones se engrandecen cuando las naciones se instruyen.’[24]

Oller y Cézanne

Oller regresó a París en el 1858, dos años después conoció a Cézanne en la Academia de Jules Suisse. El estilo artístico de Cézanne más que dibujar era pintar geometría y estructura, estilo al que Oller le interesaba, ya que él era un especialista en geometría y perspectiva.

Para el año 1873, Oller envío sus pinturas a los salones de la Sociedad Económica en París y publicó su libro sobre perspectiva. Mientras vivía en Europa viajó por los países nórdicos, también viajó a Italia y luego regresó a Madrid, donde permaneció de 1873 a 1883 antes de regresar a Puerto Rico. Hizo su segundo viaje a Francia en el 1873, donde participó en la Exposición Universal de Viena. Ese mismo año hizo su segundo viaje a Francia. 

Regresó a España en el 1877, donde exhibió en el 1883 El Palacio de Alcañices, a la cual los reyes asistieron. Oller pintó la Batalla de Treviño para la casa real de 1877-1878. Probablemente esta pintura fue influenciada por el estilo de Francisco Goya[25] y Diego Velázquez[26], quienes pintaban en un estilo realista.[27]

Entre el 1880 y 1883 Oller pintó paisajes y jíbaros puertorriqueños como los siguientes: y Una jíbara y Un jíbaro.

6. Una jíbara (ca. 1880-1883),  lienzo 11 1/8 x 8 3/8 pdas. (28 x 21 cms.). Perteneció a don Jorge Ortiz Murias, San Juan, P.R. Propiedad de colección privada, Río Piedras, P.R.

7. Un jíbaro (ca. 1880-1883), lienzo 11 1/8 x 8 3/8 pdas. (28 x 21 cms.) Exposición en La Correspondencia de España, Madrid, 1883. Perteneció a don Jorge Ortíz Murias, San Juan, P.R. Propiedad de colección privada, Río Piedras, P.R.

Cuando Oller regresó a Puerto Rico en el 1884, trabajó temas del ámbito social y político en Puerto Rico con el estilo realista. Oller dijo: “el artista como el literato, debe ser de su época, de su región, si no quiere ser olvidado”. Para Oller el arte podía ser un medio a través del cual se educa y se exponen los problemas sociales de la época. Bajo este paradigma es que Oller decide pintar El Velorio, cuadro que representa la problemática social del Puerto Rico en el siglo XIX, más tarde esta obra fue llevada a Cuba y a París. La clase trabajadora vivía en la miseria, las casas se construían de madera y paja; carecían de muebles y camas,  higiene, productos para la salud, falta de calzado y vestimenta apropiada. Había una alta incidencia de enfermedades como: disentería, anemia y tuberculosis con un alto nivel de mortalidad. El sueldo de los trabajadores era muy bajo para que estos tuvieran una buena calidad de vida. La fuerza laboral eran los campesinos y trabajadores. Las cosechas tenían tiempo muerto. Se producía café, tabaco y azúcar.  

Por otro lado, en París, Oller se desarrolló en el estilo impresionista que logró plasmar en sus pinturas de los alrededores de París y la sociedad francesa burguesa. Más tarde pintó a los campesinos puertorriqueños de una manera romántica. El cuadro El Velorio de Oller, es una obra que educa al pueblo y sitúa al observador en un periodo histórico en Puerto Rico. Oller fue profesor de la Universidad de Puerto Rico en el 1903, a la cual en aquel momento se le llamaba la Escuela Normal.[28]

8. Escuela Normal de la Universidad de Puerto Rico 1903, cuando Oller era profesor.

El Velorio

9. Francisco Oller, El Velorio, ca. 1893, Museo de Historia y Antropología, Arte de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras.

Francisco Oller pintó ‘El Velorio’ en la finca Elzaburu en Carolina, donde pintó la mayor parte de sus personajes basados en personas que conoció a lo largo de su vida. [29] Su obra final mide ocho pies y diez pulgadas de alto, por trece pies y seis pulgadas de ancho.[30] La celebración del “velorio de angelito” es un ritual cristiano que se ha celebrado desde la antigua Europa, en España y se trajo a América con la llegada de los colonos. Este ritual se hacía cuando los niños morían entre los seis, siete u ocho años. Se hacía una fiesta en la que  se cantaba y bailaba, ya que este pasaba directamente al cielo, a una vida eterna en el paraíso. Cuando el niño(a) que moría era blanco(a) se le refería como “velorio de angelito’; si el (la) niño(a) era negro(a) se le refería como “baquiné (baquiní)”, ya que este ritual era practicado por los descendientes de los esclavos, quienes habían heredado dichas creencias religiosas de sus antepasados africanos. De esta manera es posible que esta práctica religiosa se haya celebrado tanto en Europa como en África.  

La figura central del cuadro es un viejo de raza negra, vestido como un vagabundo, este se queda mirando fijamente al niño, probablemente pensando que el niño muerto es libre, mientras que él vivió bajo la esclavitud. Al otro lado de la mesa está el cura, quien mira hacia arriba donde está un cerdo ensartado, como si este estuviese remplazando la cruz de Jesucristo;”[31] esta escena representa una crítica hacia la iglesia. “Al lado derecho de la obra sirven de modelo los hermanos gemelos don José y don Pedro Elzaburu, Pepe y Perico.”[32]

“La madre del niño fallecido es la señora al lado derecho del cura con un pañuelo en la cabeza ofreciéndole una copa de vino al cura. La modelo de la madre del niño es el ama de llaves de la familia Elzaburu. A la extrema derecha del cuadro está un viejo que podría ser el abuelo del niño. Este modelo podría ser el capataz de los Elzaburu. La mujer vestida en un traje elegante era Georgina Oller, la madre de la nieta del pintor. Además se encuentra el perrito lanudo de Oller llamado Totó.”[33]

En el lado izquierdo del cuadro está un grupo de jíbaros puertorriqueños con su vestimenta tradicional y un jíbaro tocando el “seis chorreao” En la parte de enfrente del cuadro hay unos niños en el suelo que aparentan haberse caído al ser tumbados por un gran perro en el centro de la sala. 

La casa de madera donde se lleva a cabo la escena es una casa rústica de campo, adornada con muebles y objetos típicos. Arriba de la puerta, a la mano izquierda, está colocada una cruz como elemento religioso. El velorio representa una época histórica en Puerto Rico, como la estreches económica de la clase pobre, y las injusticias sociales. Los objetos en la obra son elementos que sitúan al observador en un tiempo y espacio. Estos elementos son barajas, güiros, músicos, encajes, flores, animales, y los diversos personajes con sus vestimentas y características. Es a través de esta obra maestra que Oller logra representar su respeto y aprecio por los campesinos y el costumbrismo. 

La Escuela del Maestro Rafael Cordero

La escuela del Maestro Rafael Cordero (1892) presenta al maestro Rafael Cordero enseñando de forma gratuita a los niños de San Juan, aunque su oficio era zapatero y tabaquero. Entre ellos están los pequeños: Alejandro Tapia y Rivera, José Julián Acosta y Manuel Elzaburu entre otros.[34]

10. La escuela del maestro Rafael Cordero (1892), lienzo 39 1/2 x 63 1/2 pdas. (1 m 1/2 cm. x 1 m. 61 cms.) Colección Ateneo Puertorriqueño, San Juan, P.R.

El Último Viaje de Oller a Europa (1895)

Oller hizo su último viaje a Europa en el 1895 con la intención de presentar El Velorio en el Salón de Paris ese mismo año. En su viaje rumbo a España pasa por la Habana, donde logró exhibir El Velorio. Para este mismo tiempo, Oller tenía la intensión de inscribir dicha obra en el Salón de París, pero no pudo, ya que esta llegó tarde. Durante este viaje, Oller visitó a su amigos Camille Pissarro en Eragny y a Paul Cézanne en Aix-en-Provence; regresó a París para el 1896 y en julio de ese mismo año le dice adiós a su experiencia francesa, cual fue gran parte de su vida artística, a sus queridos amigos y Alphonsine, una amiga; finalmente llegó a Puerto Rico en agosto de ese mismo año.

En el 1898 Oller fundó una Academia de Dibujo y Pintura en la calle de la Fortaleza, en San Juan. En el 1900 intentó regresar a París para ingresar en la Exposición Internacional, pero para entonces, Puerto Rico había pasado a ser territorio estadounidense. Aunque Oller le escribió una carta formal presentándose al Honorable John Hay, Secretario de Estado en Washington D.C.[35], sus intentos fueron inútiles, ya que este le respondió que ya habían seleccionado los artistas elegidos a representar dicha nación.

Oller Maestro de Paul Cézanne 

Para finales del siglo XIX, Jean Baptiste Antonie Guillemet (1843-1918) le dirige una carta a Oller donde le menciona: ¡“Que mucho a progresado tu estudiante, esta irreconocible”![36] Durante su estadía en la casa del doctor Aguiar, en Aix, Cézanne le remite una carta a Oller el 5 de julio de 1895 en los siguientes términos: “Señor el tono autoritario que usted adopta desde hace algún tiempo cuando se dirige a mí, y la forma un poco demasiado altiva que se ha permitido emplear conmigo en el momento de su partido, no son de mi agrado. Estoy resuelto a no recibirlo a usted en la casa de mi padre. Las lecciones que usted se permite darme habrán producido así todos sus frutos. De manera que adiós, P. Cézanne.”[37] Esta carta evidencia que Oller fue maestro de dibujo y pintura Paul Cézanne. Dato no muy conocido, cual merece ser investigado con mas profundidad.

Bodegones

Las Pinturas de bodegones de Oller en el 1900 representan frutas tropicales de Puerto Rico como: higüeras, mangos, guineos, plátanos y aguacate.

11. Higüeras y machete, tabla 16 x 42 pdas. 40.5 x 1.07 m, Colección Ángelo Paniagua, Río Piedras, P.R.

12. Frutas, Lienzo 18 1/2 x 28 1/2 pdas. (47 x 72.5 cms.), Museo de Antropología, Historia y Arte, Universidad de Puerto Rico.

La Escuela Normal de la Universidad de Puerto Rico se fundó en 1901, pero no fue hasta el 1902 que Oller impartió clases de arte como profesor y pudo hacer de este su ‘modus vivendi’. También impartió clases de pintura y dibujo de 1907-1908 en la escuela pública. Es durante este tiempo que Oller quiso fundar un museo. Lamentablemente este proyecto no pudo concretizarse, no obstante en el 1889, había logrado fundar la escuela de arte para señoritas en el Ateneo Puertorriqueño y en el 1898 fundó la Academia de Dibujo y Pintura en la calle Fortaleza en San Juan. En el 1907 recibió nombramiento de maestro de dibujo para enseñar en las escuelas públicas de Puerto Rico. En el 1908, su sobrino, don Ángel Paniagua, le gestionó una pensión que fue denegada, ya que el comisionado de instrucción cuestionó la legalidad de su certificación como maestro. Sus dificultades continuaron hasta el 1910, cuando Mr. Edwin G. Dexter, Comisionado de Instrucción Pública, le garantizó trabajo. Por último, en el 1916 renovó la solicitud de pensión ante la Asamblea Legislativa, pero esta fue denegada. Francisco Oller falleció en Santurce el 17 de mayo de 1917, a los ochenta y cuatro años. 

Conclusión

La vasta obra artística de Francisco Oller contribuyó a engrandecer y diseminar la cultura puertorriqueña tanto en Puerto Rico como en el ámbito internacional. Oller estuvo al lado de sus contemporáneos y amigos Camille Pissarro, Paul Cézanne, y Ramón Emeterio Betances, entre otros. A través de su obra logró plasmar la cultura puertorriqueña y la crítica social de la época en que vivía. El pintor escogió el estilo impresionista para presentar temas culturales y realistas para los aspectos sociales.

A finales del  siglo XIX Puerto Rico se hallaba divido por clases sociales, donde del diez a dieciséis por ciento de la población era letrada y se había abolido la esclavitud. Con su obra, El Velorio (1893), nuestro pintor logró hacer una pintura costumbrista. Pocos años después ocurre la Guerra Hispanoamericana en la que España pierde sus últimas colonias en el Caribe. Siendo así, Puerto Rico pasa de ser colonia española, a ser un territorio estadunidense bajo el Tratado de París en el 1898.

El tiempo que Oller vivió bajo el gobierno de Estado Unidos era una época de inestabilidad política y social, hasta que el Congreso de los Estados Unidos pasó la Ley Foraker en el 1900, para estabilizar el gobierno, seguido por la Ley Jones en el 1917, otorgándole la ciudadanía americana a los puertorriqueños. Ese mismo año Oller murió, después de haber vivido bajo el régimen español y americano.     


[1] Delgado Mercado, Osiris (1993). Francisco Oller y Cestero (1833-1917). San Juan: Centro de Estudios Superiores de Puerto Rico y el Caribe., p.1.

[2] Ibid.,p.9.

[3] Ibid., p.11.

[4] Ibid.,p.13.

[5] Ibid.,p.13

[6] Ibid., p.14.

[7] Ibid., p.14.

[8] Ibid, p.17.

[9] Ibid.,p.66.

[10] Ibid., p.21.

[11] Ibid., 20-21.

[12] Ibid., 21.

[13] Ibid., 29.

[14] El Salón de París fue el evento artístico  más celebrado del mundo en los siglos XVIII y XIX.  

[15] Ibid., 38.

[16] Ibid., 44.

[17] Ibid., 46.

[18] Ibid., 49. (Nota: 80. Zequeira, J. de: El Velorio. Cuadro de costumbres puertorriqueñas por F. Oller. Estudio crítico. Puerto Rico, 1894, p.2.

[19] Ibid., 49.  

[20] Ibid, 50.

[21] Ibid., 50.

[22] Ibid., 51. La Ley Moret fue aprobada en España el 4 de julio de 1870.

[23] Ibid., 51.

[24] Ibid., 52.

[25] (1746-1828). Francisco Goya fue un pintor y grabador español.

[26] (1599-1660). Diego Velázquez fue un pintor español, quien pintó en el estilo barroco.

[27] Ibid., 68.

[28] Ibid., 70. (ver texto de Collazo Schwarz, Ángel)

[29] Delgado Mercado, Osiris (1993). Francisco Oller y Cestero (1833-1917). San Juan: Centro de Estudios Superiores de Puerto Rico y el Caribe., p.90. (Nota 159. Información personal del historiador don Rafael W. Ramírez a Osiris.)  

[30] Ibid., 90.

[31] Ibid., 93.

[32] Ibid., 93 (Nota 167. Información suministrada a Osiris Delgado por don Rafael W. Ramírez, alumno de Oller en la Normal. Igual respecto a otros personajes.

[33] Ibid., 93.

[34] Ibid., 104.

[35] Ibid.,125.

[36] Ibid., 215. Colección Ángelo Paniagua… Carta de Guillemet dirigida a Oller 4 y 12 de septiembre de 1866.

[37] Ibid., 115. Referencia: Cézanne, Paul: Correspondencia. Ed. John Rewald. Buenos Aires, 1948, 215. También en Perruchot, H,: Vida de Cézanne, p.285. 

Ángel Collazo Schwarz. Voces de la cultura, volumen 3. Testimonios sobre personajes, cultura, instituciones y eventos históricos en Puerto Rico y el Caribe.  Programa: ‘Oller en Europa,’ por Haydee Venegas, p.58-71. San Juan: Fundación Voz del Centro, Inc., 2008.

Osiris Delgado Mercado. (1993). Francisco Oller y Cestero (1833-1917). San Juan: Centro de Estudios Superiores de Puerto Rico y el Caribe, 1983. 

Pinturas y Paisajes

Esta información proviene del texto de Osiris Delgado Mercado. (1993). Francisco Oller y Cestero (1833-1917). San Juan: Centro de Estudios Superiores de Puerto Rico y el Caribe, 1983. 

Cat. Núm.

1. Autorretrato

Lienzo 23 ½ x 19 5/8 pdas. (59.6 x 49.8 cms.)

Leyenda: “A mi querido sobrino y ahijado Ángel Panigua./ f. Oller Madrid, 1880.”

Exposición en La Correspondencia de España, Madrid, 1883.

Exposición José Campeche y Francisco Oller” en el Ateneo Puertorriqueño, 1940, núm. 9

Exposición “Francisco Oller” en la Universidad de Puerto Rico, Sala de Exhibiciones, anexo Baldorioty, abril de 1948. Núm 2.

Exposición en la Universidad de Puerto Rico, Museo de Antropología, Historia y Arte, junio-agosto de 1959. Núm. 20.

Perteneció a don Ángel Paniagua, San Juan, Puerto Rico.

Propiedad de don Ángelo Paniagua, Río Piedras, Puerto Rico.

2. La recolección

Cartón 13 ½ x 22 pdas. (34.25 x 56 cms.) Fdo. “f. Oller” pintado en Francia ca. 1864.

Probablemente perteneció a Alphonsine Tour, amiga del pintor, de quien debió pasar a un sobrino-nieto del mismo apellido en la ciudad de Les-Mans. Al morir este lo obtuvo en 1960 un anticuario de París conjuntamente con Recodo del Lago.

Propiedad de coleccionista particular, Río Piedras, Puerto Rico.

3. Un boca abajo I

Con muchedumbre. Croquis a pluma. ca. 1866-67.

Perteneció a doña Georgina Oller, San Juan, Puerto Rico paradero desconocido.

4. Un boca abajo II

Con dos figuras. Croquis a pluma. Ca. 1866-67.

Perteneció a doña Georgina Oller, San Juan Puerto Rico. Paradero desconocido.

5. Una madre esclava o La recompensa de la nodriza

Lienzo, ca. 1866-72. Paradero desconocido.

6. Una jíbara

Lienzo 11 1/8 x 8 3/8 pdas. (28 x 21 cms.) Fcdo. “Oller”. Ca. 1880-83.

Exposición en La Correspondencia de España, Madrid, 1883.

Perteneció a do Jorge Ortiz Murias, San Juan, Puerto Rico.

Propiedad: colección privada, Río Piedras, Puerto Rico.

7. Un Jíbaro

Lienzo 11 1/8 x 8 3/8 pdas. (28 x 21 cms.) Fdo. “Oller” ca. 1880-83.

Perteneció a don Jorge Ortiz Murias, San Juan, Puerto Rico.

8. Escuela Normal de la Universidad de Puerto Rico 1903, cuando Oller era profesor, p.133.

9. El Velorio o El velorio de angelito

Lienzo 8 pies 10 pdas. X 13 pies 6 pdas. (269.5 x 412 cms.)

Fdo. “F. Oller, 1893.

Exposición del Cuarto Centenario del Descubrimiento de la Isla, Palacio de Santurce, 1893.

Exposición de la Habana, Cuba, 1895.

Exposición en París, Francia, 1895.

“Primera Exhibición de Arte e Historia Puertorriqueña” en la Universidad de Puerto Rico Edificio Baldorioty, mayo 1920

“Exhibición de Pintura Restaurada de la Colección Degetau” en la Universidad de Puerto Rico Sala de Asambleas, 19 de mayo de 1935.

Exposición “Francisco Oller” en la Universidad de Puerto Rico, Sala de Exhibiciones, Anexo Baldorioty, abril de 1948.

Exposición en la Universidad de Puerto Rico, Museo de Antropología, Historia y Arte, junio – agosto de 1959.

Paradero entre 1896 y 1915: Biblioteca Insular, San Juan, P.R. Desde 1915 en la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras.

Restaurado parcialmente hacia 1915 probablemente por Fernando Díaz McKenna. En 1935 por Franz Howanietz. En 1983 por Anton j. Konrad.

Propiedad del Museo de Antropología, Historia y Arte de la Universidad de Puerto Rico.

10. La escuela del maestro Rafael Cordero (1892)

Lienzo 39 1/2 x 63 ½ pdas/ (100.5 cms. X 161 cms.)

Fcdo. “f. Oller”. 1892

Restaurado en 1949 por Osiris Delgado.

Exposición el Cuarto Centenario del Descubrimiento de la Isla, Palacio de Santurce, 1893.

Exposición “Francisco Oller” en la Universidad de Puerto Rico, Sal de Exhibiciones, Anexo Baldorioty , abril de 1948., Núm. 30.

Exposición: The Art Heritage of Puerto Rico, Metropolitan Museum of Art, New York, 1973.

Propiedad del Ateneo Puertorriqueño San Juan, Puerto Rico.

11. Higueras y machete

Tabla  16 x 42 pdas. (40.5 x 107 cms)

Fdo. “f. Oller. Puerto Rico.”

Exposición en la Universidad de Puerto Rico, Museo de Antropología, Historia y Arte, junio-agosto de 1959, Num.9.

Propiedad de don Ángelo Paniagua, Río Piedras, P.R.

12. Frutas

Lienzo 18 ½ x 28  ½ pdas. (47 x 72.5 cms.). Fdo. “f. Oller.”

Restaurado por Julio Llort

Perteneció a doña Carmen Rosa Paniagua, San Juan, P.R.  

Propiedad del Museo de Antropología, Historia y Arte de la Universidad de Puerto Rico.


[1] Delgado Mercado, Osiris (1993). Francisco Oller y Cestero (1833-1917). San Juan: Centro de Estudios Superiores de Puerto Rico y el Caribe., p.1.

[2] Ibid.,p.9.

[3] Ibid., p.11.

[4] Ibid.,p.13.

[5] Ibid.,p.13

[6] Ibid., p.14.

[7] Ibid., p.14.

[8] Ibid, p.17.

[9] Ibid.,p.66.

[10] Ibid., p.21.

[11] Ibid., 20-21.

[12] Ibid., 21.

[13] Ibid., 29.

[14] El Salón de París fue el evento artístico  más celebrado del mundo en los siglos XVIII y XIX.  

[15] Ibid., 38.

[16] Ibid., 44.

[17] Ibid., 46.

[18] Ibid., 49. (Nota: 80. Zequeira, J. de: El Velorio. Cuadro de costumbres puertorriqueñas por F. Oller. Estudio crítico. Puerto Rico, 1894, p.2.

[19] Ibid., 49.  

[20] Ibid, 50.

[21] Ibid., 50.

[22] Ibid., 51. La Ley Moret fue aprobada en España el 4 de julio de 1870.

[23] Ibid., 51.

[24] Ibid., 52.

[25] (1746-1828). Francisco Goya fue un pintor y grabador español.

[26] (1599-1660). Diego Velázquez fue un pintor español, quien pintó en el estilo barroco.

[27] Ibid., 68.

[28] Ibid., 70. (ver texto de Collazo Schwarz, Ángel)

[29] Delgado Mercado, Osiris (1993). Francisco Oller y Cestero (1833-1917). San Juan: Centro de Estudios Superiores de Puerto Rico y el Caribe., p.90. (Nota 159. Información personal del historiador don Rafael W. Ramírez a Osiris.)  

[30] Ibid., 90.

[31] Ibid., 93.

[32] Ibid., 93 (Nota 167. Información suministrada a Osiris Delgado por don Rafael W. Ramírez, alumno de Oller en la Normal. Igual respecto a otros personajes.

[33] Ibid., 93.

[34] Ibid., 104.

[35] Ibid.,125.

[36] Ibid., 215. Colección Ángelo Paniagua… Carta de Guillemet dirigida a Oller 4 y 12 de septiembre de 1866.

[37] Ibid., 115. Referencia: Cézanne, Paul: Correspondencia. Ed. John Rewald. Buenos Aires, 1948, 215. También en Perruchot, H,: Vida de Cézanne, p.285. 

Editor: 
Umbral