You are here

Genetics of domestication by Homo sapiens and of Homo sapiens

Septiembre 2014
Descargar (327.31 KB)
Texto completo: 

La evolución biológica humana tiene una dimensión cultural irreducible. Fue mediante la adaptación que los humanos lidiaron con los retos genético-evolutivos para lograr alcanzar y retener adecuación biológica. Selección sexual constituyo el mecanismo inicial que permitió alcanzar y mantener dicha adecuación. En segundo lugar, y con posterioridad, la estrategia para su alcance fue la domesticación de otras especies, un proceso que creo un intrincado entramado conductual y biológico entre el domesticador y el domesticado. Como corolario a este enlace emergieron adaptaciones genéticas de parte del domesticador como del domesticado que hacen la vida independiente de las partes virtualmente imposible. Luego de la domesticación de plantas, animales y otros organismos surgió un esfuerzo de domesticación del ser humano por sus congéneres mediante la esclavitud. Fue este un experimento fallido cuyas consecuencias repercuten en la historia de las sociedades esclavistas, particularmente la de los Estados Unidos. Finalmente el proceso que dio paso al desarrollo durante el Holoceno de sociedades estratificadas sirvió de mecanismo de auto-domesticación, proceso este que dio paso al llamado “humano civilizado” poseedor de una acervo genético y cultural que le aparta marcadamente del poseído en el ambiente de adaptación evolutiva del Pleistoceno.

Abstract

Biological human evolution has an irreducible cultural dimension. It is through adaptations that humans dealt with their own evolutionary genetic challenges for achieving and sustaining biological fitness. One salient strategy was sexual selection in human groups. This was further on strengthened through the domestication of other species, a process that lead to the establishment of a close behavioral bond between the domesticated and the domesticator. As a corollary to this bonding process, bilateral behavioral and genetic adaptations ensued that today makes independent life for both domesticator and the domesticated nigh impossible. After plants, animals, and other organisms humans attempted to domesticate each other through enslavement; a failed experiment with devastating consequences that still resonate today, particularly in slaveholding societies like the United States. Lastly, the process of establishing organized and stratified societies during the Holocene became also a process of human “self-domestication”, and the product of that process is the modern “civilized” human with a genetic and cultural makeup strikingly different from the one held in the Pleistocene environment of evolutionary adaptation.

Fuente: 

N.9 Revista Umbral